CARTA A LA COMUNIDAD CATÓLICA DE PUERTO MONTT