Mensaje de Conferencia Episcopal de Chile a la Comunidad Católica nacional